¿Son fiables los prestamistas particulares?

Los prestamistas particulares se presentan como una gran alternativa para quienes debido a algún determinado motivo, no logran obtener el préstamo que necesitan a través de la banca tradicional, y es que por lo general, proporcionan productos financieros con una menor cantidad de requisitos, aunque ofrecen un tipo de interés un poco más alto.

Sin embargo, escoger al prestamista correcto no suele ser una decisión sencilla, y resulta esencial tener especial cuidado a fin de prevenir posibles engaños y/o estafas.

¿Qué son realmente los prestamistas particulares?

Los prestamistas particulares suelen ser personas o grupo de personas, que poseen un gran capital propio y prestan dinero a otras personas que tengan necesidad liquidez, y no puedan acudir a los bancos tradicionales.

Además, cabe mencionar que al contrario de las instituciones financieras, los préstamos particulares suelen ser utilizados de forma directa, tanto por los prestatarios como por los prestamistas, sin necesidad de intermediarios.

Por lo que no suelen exigir demasiados requisitos, sino que únicamente tienen que conocer cuál es la situación financiera de los prestatarios a fin de determinar el riesgo que representa cada inversión.

Así, los prestamistas particulares se presentan como una alternativa ideal para las personas, y/o empresas cuyas solicitudes de financiación son denegadas por el banco tradicional, y asimismo, son ideales para aquellos momentos en los que se requiere de financiación urgente.

Sin embargo, antes de contratar los servicios de un prestamista particular, resulta esencial asegurarte de que realmente se trata de uno fiable.

¿Los prestamistas particulares son legales?

Ahora bien, en caso de que tengas la duda de si los prestamistas particulares en realidad suponen una alternativa legal, debes saber que sí lo son, y es que los mismos se encuentran amparados bajo la Ley 16/2011 del 24 de junio de Crédito al Consumo.

Sin embargo, para poder trabajar legalmente no solo tienen que cumplir con las reglas que están en vigencia, sino que además deben cumplir los protocolos pertinentes.

A pesar de esto, es importante que a la hora de recurrir a este tipo de financiación no bancaria, que tengas especial cuidado.

En este sentido, debes tener presente que estos prestamistas no se encuentran avalados por el Banco de España, razón por la cual los riesgos que tendrás que enfrentar como prestatario resultarán más grandes que al apostar por recurrir a entidades que si están amparadas por el ente regulador, y es que si bien suelen ser legales, lo cierto es que hay numerosos prestamistas particulares que podrían ser una estafa.

¿Qué tan fiables resulta este tipo de prestamistas?

Los prestamistas particulares fiables suelen ser un poco complicados de encontrar, aunque eso no que sea imposible hacerlo, ya que para poder distinguirlos solo hay que tomar en cuenta ciertos aspectos fundamentales antes de firmar el contrato.

De esta manera, para comenzar, es esencial que te asegures de no firmar ningún contrato de forma rápida y precipitada, sino que antes tienes que comprobar que el prestamista al que acudes no tiene ninguna prisa por conseguir tu firma.

Dicho de otro modo, debe poder transmitirte sinceridad y calma, encargándose de explicarte detalladamente cada una de las ventajas y desventajas que implica el préstamo; de modo que tengas perfectamente claro lo que pasará si incumples con el pago, y sepas cuáles son las alternativas que debes considerar a lo largo del plazo establecido para la devolución del mismo.

En gran parte de las ocasiones los prestamistas particulares realmente fiables suelen disponer de un equipo financiero (asesores financieros y abogados), el cual se encarga de seleccionar en su nombre, a esas personas a las cuales podrían otorgarles la financiación solicitada, a fin de tener la certeza de estar haciendo una buena inversión.

Por lo que podríamos decir que estos prestamistas ofrecen más confianza que aquellos que trabajan de manera independiente, y no poseen un equipo destinado a supervisar el contrato.

Asimismo, para cerciorarte si un prestamista particular es fiable, debes tomar en consideración que no es apropiado que confíes en aquellos que te proporcionan un porcentaje de tasa demasiado bajo, recuerda que ninguna persona presta dinero sin esperar conseguir algún beneficio.

Características que debe tener un prestamista de confianza

Para terminar, es importante que sepas que un prestamista particular fiable debe contar con ciertas características o señales, a las cuales debes prestar atención para asegurarte de que no se trate de una estafa.

Entre ellas se encuentran las siguientes:

  • Poseen una reputación positiva en internet: Es recomendable que busques información sobre la reputación del prestamista, revisando sus antecedentes y también las opiniones que pueda tener de otros usuarios.
  • Proporcionan préstamos “moderados” o según la capacidad de pago: Un prestamista fiable debe tener ciertas precauciones al otorgar dinero a sus clientes, por lo que tiene que comprobar tu historial crediticio, y probablemente termine ofreciéndote el mínimo para asegurarse que tienes capacidad de pago.
  • No solicitan firmar contratos o realizar pagos anticipados: Otra señal que caracteriza a un buen prestamista, es que no solicita pagos previos, y tampoco insiste en formar rápidamente el contrato del préstamo.
  • Revisa el historial crediticio sin solicitar detalles privados: Aparte de verificar información pública, un prestamista de confianza verifica tu historial crediticio a manera de trámite, aunque sin pedir claves o contraseñas, y con previa autorización.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.