Cómo elegir el anillo de compromiso perfecto

Los anillos de compromiso se tratan de un tipo de joya transicional, la cual destaca por marcar el tiempo que transcurre a partir del momento en que una pareja se compromete hasta que llegan al altar.

Sin embargo, lo cierto es que consiste en una pieza que marcará una etapa de gran importancia dentro de la vida de cualquier pareja; por lo que resulta habitual desear saber cómo elegir el anillo de compromiso perfecto.

Aunque encontrar el anillo ideal, en muchas ocasiones podría parecer algo bastante complicado, la verdad es que existen ciertos consejos que pueden ser de mucha utilidad para lograr que la búsqueda de ese anillo especial termine siendo un verdadero acierto.

Probablemente no existe otra joya más apreciada por las mujeres que su anillo de compromiso, razón por la cual no resulta sorprendente que al momento de escogerlo, tomar una decisión sea un poco complicado. Por eso, a continuación se explica cómo escoger un anillo de compromiso que sea realmente idóneo.

¿De qué forma escoger un anillo de compromiso ideal?

Muchas son las personas que, en algún punto de sus vidas o relaciones de pareja, se han preguntado cómo pueden hacer para asegurarse de elegir un anillo de compromiso que sea perfecto y acertado, y es precisamente con el fin de facilitar la elección de esta joya tan especial que se presentan varios consejos básicos que pueden ayudar a simplificar mucho la elección, y hacer que todo el proceso sea más relajado, y también más acertado:

1.       Hablar con la pareja

Para que un anillo de compromiso pueda ser realmente perfecto, es importante que el mismo sea capaz de reflejar sin problema la esencia de la persona que llevará, y aunque quizás esto no sea algo complicado de lograr, puede ser muy conveniente hacerle algunas preguntas discretas sobre sus gustos en cuanto a joyería.

Por ejemplo, se podría preguntar si le gusta más el oro blanco o el amarillo, con qué clase de piedras se siente identificada, si prefiere los anillos simples, o aquellos más llamativos, etc.

2.       Establecer un presupuesto

También es esencial establecer la cantidad de dinero que es posible gastar al momento de comprar el anillo.

Y es que si bien la regla general suele indicar que el presupuesto usado debería ser igual a la suma de 2-3 meses de salario, lo cierto es que esto se trata de un aspecto que podría variar no solo según las responsabilidades, sino también de los gastos individuales que puedan existir en cada caso.

3.       Determinar el tiempo necesario

Si bien es posible que podría ocurrir que al entrar a la joyería se pueda encontrar el anillo de compromiso ideal, en la talla perfecta; lo cierto es que un anillo que cuente con cada uno de los detalles deseados, por lo general, es algo que solo se puede conseguir por encargo a través de un joyero que se encargará de hacerlo a mano y podrá entregarlo en, por lo menos, un mes.

4.       Escoger el anillo

Resulta esencial tener en cuenta y saber cuál es la medida del dedo anular de la persona que llevará el anillo.

Una manera de lograr descubrirlo y discretamente, consiste en coger algún otro anillo que utilice de forma habitual; asimismo, es posible recurrir a alguna persona cercana la cual pueda conocer mejor su medida.

Así, después de determinar este aspecto, será posible escoger un anillo de compromiso, y tener una mayor certeza de que su tamaño será el apropiado.

5.       Acertar con la talla

Para poder asegurarse de acertar con la talla del anillo, lo más apropiado y fácil suele ser usar algún un medidor de anillos, el cual hoy en día se puede encontrar sin muchos inconvenientes, y por precios bastante asequibles.

6.       Elegir la piedra

El diamante suele ser la piedra eterna por excelencia, al igual que la más demandada en los anillos de compromiso.

Sin embargo, existen muchas otras alternativas entre las que es posible escoger y que son igual de maravillosas, un claro ejemplo de esto pueden serlo los zafiros, rubíes y esmeraldas.

Por su parte, con relación a la forma que tendrá la piedra, cabe tener en cuenta que la redonda suele generar un perfecto reflejo de la luz, no obstante, existen otras formas muy interesantes e idóneas como, por ejemplo, la marquesa, oval o baguette.

Seleccionar el metal

En este caso, cabe mencionar que el metal con mayor demanda durante los últimos años ha sido el oro blanco, el cual destaca por combinar fácilmente con cualquier clase de bisutería.

Sin embargo, conviene prestar atención a las joyas que normalmente lleva la persona que recibirá el anillo, dado que es posible que le guste más otro metal, como por ejemplo, el oro amarillo.

Por su parte, el platino se distingue por ser un metal más caro, aunque también representa una gran alternativa por ser inoxidable, y sufrir un menor deterioro en comparación con el oro.

Personalizarlo

Este paso es opcional, así y en caso de contar con alguna frase o mensaje que se desee poder grabar en la parte interna del anillo, solo hay que informar al joyero al momento de escogerlo.

Pero al hacerlo, no hay que olvidar tener en cuenta que la personalización de un anillo de compromiso podría causar que el mismo tarde un poco más de tiempo en estar listo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.