Cómo educar a un perro

educar-perro

El entrenamiento de cachorros es el comienzo de su viaje para transformar a un cachorro, en un perro cariñoso y leal que pasará la vida a tu lado, y es que la relación entre tú y tu perro es un vínculo poderoso, y como en cualquier relación, cuanto más das, más recibes.

Formas de educar a un cachorro y a un perro adulto

Si compras tu cachorro a un criador, es probable que tenga alrededor de ocho semanas cuando lo lleves a casa. A esta edad, tu nuevo cachorro ya habrá desarrollado alrededor del 80% de su capacidad cerebral, así que debes de saber que durante las próximas semanas, su cerebro seguirá desarrollándose.

Tu cachorro está dispuesto a aprender, y es importante que tenga confianza y constancia en su entrenamiento desde el principio.

Los cachorros tienen períodos de atención cortos y requieren múltiples intentos para aprender, pero si entienden lo que les estás pidiendo que hagan, es muy probable que lo utilicen rápidamente.

Hay que tener esto en cuenta, ya que es más fácil entrenarlos ahora que cuando sean unos meses mayores, mucho más grandes, más fuertes, y más asentados en sus comportamientos.

1.     Genera confianza en tu cachorro

La confianza y la consistencia le dan a su perro la seguridad de que pueden contar contigo como su nuevo «padre». Llamarlos por su nombre a menudo puede parecer algo bastante simple, pero es una señal muy importante para estos.

Otra excelente manera de generar confianza es recompensar positivamente el comportamiento correcto, en lugar de realizar castigos a través de la fuerza física. El primero le permite construir un vínculo fuerte y de confianza basada en el respeto mutuo, y las recompensas positivas.

Puedes divertirte mucho con los cachorros, pero la vida también puede ser agotadora si no siempre haces lo que quieres. Aparte del hecho de que no habláis el mismo idioma, hay que tener en cuenta que si son muy jóvenes pueden distraerse con facilidad.

Hay que ser paciente y constante con un cachorro, ya que todavía están aprendiendo, y tarde o temprano entenderán lo que esperas de ellos.

También hay que prepararse para halagar al perro cuando lo haga bien, muchas repeticiones, algunas golosinas, y muchos elogios bien merecidos.

Una vez que puedan sentarse y tumbarse cuando se les ordene, estarás muy orgulloso, y mostrarás las nuevas habilidades a amigos y familiares, y a los cachorros les encantará tener toda la atención sobre ellos.

2.     Enseñar a sentarse

Sostén una golosina pequeña cerca de la nariz de tu cachorro (no dejes que te la quite de la mano), y muévela lentamente sobre sus ojos para que levante la nariz.

Su cuerpo debe entrar naturalmente en una posición sentada. Una vez que esté sentado, dale la golosina mientras lo alabas y le ordenas verbalmente que se «siente», durante ese momento sigue diciéndole cosas bonitas, hasta que te siga sin la golosina y solo con las palabras.

3.     Enseñar a tumbarse

Sostén una golosina frente la nariz de tu perro, bájela lentamente al suelo, y entre sus patas delanteras. Esto debería motivarlo a tumbarse para recibir el premio.

Una vez tumbado, dale la golosina mientras al mismo tiempo lo alabas y usas el comando verbal «túmbate». Siga elogiándolo hasta que te siga sin la golosina, y solo con las palabras.

4.     Caminar con correa

El entrenamiento básico incluye caminar con correa. Comienza en el interior de tu vivienda, donde este se sienta cómodo, y donde pueda controlar el entorno. Primero ponle el collar, inmediatamente elógialo, y dale una golosina para que entienda que usar el collar es algo bueno.

Coloca un tazón con golosinas saludables a un lado de la habitación, y pídele que te siga con la correa hacia el tazón. Después, con una golosina en la mano y tu cachorro a tu lado, trata de caminar con la correa floja, eso sí, usa la golosina como señuelo.

Evita tirar de la correa si tu perro se resiste, de ​​lo contrario terminarás jugando al tira y afloja con él, y una vez que esto funcione en casa, practica a caminar con correa en un jardín.

Recuerda ser paciente y elogiar al perro cuando este haga algo bien, sabes que caminar con correa no es nada que tu cachorro deba temer, pero él no entenderá esto hasta que se lo muestres.

5.     La comida que elijas puede ayudar con el entrenamiento del cachorro

Cuando busques un alimento para perros, elige uno que cuente con el ingrediente  DHA  (ácido docosahexaenoico), y es que este es un ácido graso omega-3 de origen natural, y un componente importante para el desarrollo del cerebro.

Cuando se incluye en su dieta, el DHA favorece el aprendizaje y la capacidad de entrenamiento del animal. 

Dicen que los perros mayores no pueden aprender nada, pero eso no es del todo cierto, ya sea que acabes de adoptar un nuevo perro adulto que necesite un poco de ayuda con lo básico, o un perro que hayas criado desde pequeño, este necesita que se le vayan recordando las cosas.

Algunos consejos para entrenar a un perro adulto

Ser consciente es la clave

Independientemente de los problemas de comportamiento que puedas tener con su perro adulto, los principios básicos de entrenamiento que se aplican a los cachorros también son válidos para ellos.

Entrenar a un perro adulto que ya está acostumbrado a sus costumbres, puede requerir un poco más de tiempo y paciencia. En primer lugar, lo más importante es ser coherente con tus órdenes y elogios.

Elogiar en lugar de castigar

Los perros aprenden a través del refuerzo positivo. Esto significa que solo logrará sus objetivos si elogias el comportamiento que está tratando de fomentar, y le enseñas lo que es un buen comportamiento.

Castigar a tu perro por su mal comportamiento puede hacer que se comporte de manera más impredecible, y hará que sea más difícil entrenarlo de la manera correcta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.